Archivo de la categoría: Periodismo

Comienza la aventura

 

Territorio Comanche. Arturo Pérez Reverte,  2007.

“Elige la carrera que quieras, pero elige la que más te guste”. “Quiero estudiar periodismo”. La elección está hecha. Apechuga con ella. “¿Estás segura?”. “Creo que sí”. Información, teorías de la comunicación, agujas hipodérmicas y nuevos compañeros tan perdidos como yo. “No, yo no quiero casarme con un príncipe”. ¡Viva el movimiento obrero! “Mamá, los universitarios salen los jueves”.

Nosotras que contamos: Mujeres periodistas. Inés García-Albi, 2008

Audiovisual. Elpidio. “¿Y las asignaturas de periodismo dónde se han metido?”  Alex Grijelmo. Cursos de Veranos. La Mujer Periodista. Volvo. Corrupción. Camps. Quema la ropa. Yo nunca he trabajado gratis para ellos. ¿Erasmus o Séneca? “Yo me largo de aquí como pueda”. First. “Quiero ser corresponsal”. Kilmainham Gaol. IRA. Hoy me quedo en Elche. “Hija, o corres o pierdes el tren”.

La Jungla Polaca. Ryszard Kapuscinski, 2009

Sí, mis antepasados son de aquí. Royal Mile. Cabaret Voltaire. Nessy ¡Por fin, vida Erasmus! Frío y hielo. Zubrowka. Parecemos astronautas. English Philology. Duendecillo. Bloody Sunday. Vamos a por un Glühwein a Praga. Insomnia. Tinkiwinki. “Mamá, sigo viva”. American Culture. McCombs. Sobremesas eternamente periodísticas. Navidad húngara. Muro de Berlín, 20 años más tarde. “Tu bicicleta no tiene cadena, creo que te quedas sin ver Dresde”. Sempere. Cuentacuentos. Kapuscinski.

La primavera de Praga. Miguel Delibes, 2010

“Te va a costar volver a casa”. “Aquí estáis todos, no será tan difícil”. Miguel Hernández cumple 100 años. Fotoperiodismo. Sol de Murcia. Este verano lo paso en Madrid. Perdón, en San Sebastián de los Reyes. No hay traslado. “Tienes vetados países como Colombia o México”. “Vale, pido Chile”. Sí hay traslado. Mudanza en noviembre. “¡Corre!”. Complutense es relativo a Alcalá de Henares. Wikileaks.

Seguiremos Informando. VVAA, 2011.

Revolución árabe. Sí, quiero ser periodista. Sí, querría estar allí. Rosa María Calaf. De mayor no me importaría trabajar escribiendo guías de viaje. Pero no desde la oficina. 15 de mayo de 2011. “¡Corre, Ana, corre que nos dan!” Ilusión. Gritos. Pancartas. Elecciones municipales. Primaveras. “Los niños que en Croacia vivieron una guerra, tiene tu misma edad”.  Mejor que se cambie la corbata de roja a azul.

La Fiesta del Chivo. Mario Vargas Llosa, 2012

Ahlam ua sahlam. Una marea verde ha inundado las calles de Madrid. Amnistía Internacional te da la bienvenida. “Para este curso, tendrás que escribir un artículo `solidario` todas las semanas”. Ramón Lobo. “Papá, ¿me corriges este artículo?” Advanced. Los mineros han inundado las calles de Madrid. Hoy volvemos al teatro, Almudena. “¿A Perú?, ¡Voy a verte!”. Los funcionarios han inundado las calles de Madrid. “¿Publicidad y RRPP? Bienvenida al maravilloso mundo de la comunicación, Enana”.“No sé de qué se quejan los turistas, el mal de altura no es para tanto!” Coca. “¿Te apetece que subamos a la terraza del hostel?”.Tensión. Llamadas. Lágrimas. “Sí abuela, ya puedes decir que tienes una nieta periodista”. Gracias.

“Comienza la aventura. Apechuga con ella.”

Anuncios

La Sanidad Pública ya no es para todos

La-Ale

La reforma sanitaria por la que ha apostado el gobierno vuelve a atacar a los sectores más desfavorecidos de la sociedad. Una de las medidas que se incluyen supone dejar sin atención médica a los inmigrantes que se encuentren en situación irregular. Ante esta situación, numerosas ONG no han tardado en mostrar su rechazo y denunciar la injusticia.

Hasta el momento, para conseguir la tarjeta sanitar sólo era necesario estar empadronado. Con la entrada en vigor de esta nueva medida, toda persona que no posea la residencia fiscal, quedará privado de atención médica excepto en los casos de urgencias y asistencia al parto y al posparto, lo que supone un nuevo retroceso en materia de derechos humanos y en la situación de la hasta ahora considerada ejemplar Sanidad Pública Española.

La privación de la asistencia médica hace peligrar otros aspectos a tener en cuenta. Las enfermedades como el cáncer o el SIDA no gozarán de cobertura sanitaria, si no que, tal y como indicó Ana Mato, ministra de Sanidad, la asistencia sanitaria que siempre ha sido obligación del Estado, pasará a ser cubierta a través de convenios entre organizaciones de apoyo a estos colectivos y las comunidades autónomas.

Además, la aprobación de este decreto pone en peligro la protección de las mujeres inmigrantes que sufren violencia de género. Hasta ahora, la vía de detección de casos de violencia de género era a través de la atención sanitaria ya que constituía el primer lugar al que recurrían cuando habían sufrido maltrato. Sin asistencia médica, muchas de ellas perderán la protección que esta institución podía ofrecerles.

La única vía por la que los inmigrantes podrían acceder a una atención médica, a partir de ahora recae  sobre urgencias. No obstante, este incremento de pacientes en Urgencias provocará la posibilidad de que Urgencias no pueda asumirlo y quede desbordado.

Ilustración Gallardo para Público

Numerosas ONG consideran esta nueva medida como un atentado contra los derechos humanos. Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional España considera que esta reforma “pone en peligro las vidas” de alrededor de medio millón de personas, que según datos del INE sería el número aproximado de personas a las que afectaría. Además, esta organización considera que España, firmante del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales desde 1977, al llevar a cabo estas medidas regresivas estaría desobedeciendo las obligaciones internacionales que le exigen “tratar a los colectivos que ya antes de una crisis están en situación de vulnerabilidad y que con ella, se acentúa esa vulnerabilidad y esa desprotección”.

Junto a ellos, unas 40 ONG crearon la plataforma sanidadparatodo.org con el objetivo de mostrar su rechazo a la nueva medida y de llevar a cabo una petición a todos los diputados del Congreso para que reconsideraran su posición ante el contenido del Decreto. Estas organizaciones declaran que “la nueva ley obliga a los profesionales a seleccionar a sus pacientes en base a sus condición de inmigrantes, en lugar de su estado de salud” lo que provoca una discriminación por razón de desigualdad social que se contradice con la Declaración de los Derechos Humanos.

Amnistía Internacional también considera que tanto la medida como el discurso del gobierno son considerados discriminatorios ya que “alimentan los prejuicios y generan una opinión pública contraria a la inmigración”. Como ejemplo, Amnistía Internacional recuerda la declaración de Ana Mato, ministra de Sanidad, en la que afirmaba que existía un “uso excesivo del derecho a la salud de los inmigrantes”. Idea que se contradice con las cifras del estudio de La Caixa en el que se publicó que sólo un 5% del gasto sanitario recae en la inmigración y que este colectivo consulta un 7% menos al médico de cabecera y un 16,8% menos al especialista.

La mayoría de los profesionales también se han posicionado ante esta nueva situación acogiéndose al Código Deontológico. Entre ellos, el presidente de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc), Josep Basora, abordaba la cuestión afirmando que “un paciente es un paciente negro, blanco o mediopensionista, y deontológicamente no le podemos abandonar. Es una locura”.

Sampedro, lecciones de futuro


“Estamos pasando de un mundo a otro, un mundo que requiere mucho más, un mundo para el que hace falta prepararse”. Así comenzaba la conferencia que dejaría, una vez más, a un repleto salón de actos boquiabierto. Con 95 años a las espaldas y unas manos temblorosas, la voz de Jose Luis Sampedro se escuchaba más firme que nunca. “Se nos está educando para un mundo que desaparece, nopara el que viene ahora”, sentenciaba como introducción a una larga lista de temas.

Junto a su compañera y rodeado de ojos que no quería perderse ninguno de sus movimientos, a propósito de su conferencia en la Facultad de Ciencias de la Información, Sampedro comenzó su andadura temática por el periodismo. “En este cambio de mundos hay peligros, pero también oportunidades”, y esas oportunidades son las perfectas para que la profesión periodística aproveche para “descubrir que nos engañan”. Este sector, pierde con el viejo mundo, la función esencial de informar y pasa a ocuparse de “la comprensión, la interpretación y la revelación”.  Así, el periodista pasaría a reconocerse como “orientador, educador, misionero para fijar la nueva referencia, el próximo Dios, que debe ser la vida”.

Sin olvidar pasar por los temas más candentes, Sampedro recordó que con “los recortes no se creará empleo, sino paro” y que los agravantes de estos recortes es que sean en Sanidad y en Educación” ya que de esta forma, “no tendrán futuro”. La Educación, con la función de “forjar seres humanos completos”, debe “hacer a los estudiantes, creadores de sí mismos”, siempre desde la libertad de pensamiento. Es por ello que también fijó como principal lacra del sistema educativo, la educación religiosa, la cual “suprimiría”. “Lo que enseña es empezar a pensar desde un punto erróneo, la fe”, punto de vista en el que la realidad religiosa es tomada como verdad absoluta, hecho que considera semejante a la “amputación parcial de la libertad de pensamiento”.

Ante esta situación, Sampedro posiciona al movimiento 15M como “voceros y pregoneros del futuro”, cuyo encargo es el de “educar a todos, a ellos mismos y formar un mundo nuevo”, desde la “dominación de la indignación, la educación y la formación” y añadiéndole “un poco de compasión”.

Entre su indiscutible humor y su irrepetible ironía, habló de la literatura y de sus nuevas formas. “No tengo simpatía por los ebook”, afirmaba, “ni siquiera puedes untar con saliva las esquina de las páginas”, pero aunque “un libro es una joya como objeto”, avisa que no hay que olvidar que “la cultura puede estar en piedra, barro…”.

Para finalizar su conversación, Sampedro ofreció a los estudiantes tres consejos para el futuro. En primer lugar es esencial la humildad, “como sentido de medida, ya que al humilde no se le puede humillar”. Seguida de la libertad, que debe ir acompañada de la fraternidad y la igualdad, es decir, “como una cometa, que si no está atada no vuela”. Es así como la libertad se convierte en necesaria como “libertad personal, de pensamiento”, ya que “si no la tengo, nunca seré libre, y si la tengo, aunque me encierren o me maten, seguiré siendo libre”. Y por último, Sampedro afirma que es básica la dignidad, “el ser humano, que ha recibido vida, pero que la actualiza y se hace a sí mismo”.

“Soy feliz porque haciendo lo que estoy haciendo soy yo”, finalizaba Sampedro entre agradecimientos. La charla ha terminado. Dos horas de conversación ininterrumpida. Dos horas de lucidez en palabras. Dos horas de verdades. Sampedro lo ha logrado una vez más, los asistentes salieron buscando ese “otro nuevo mundo”.

La Crisis del Cuarto Poder

Dos corbatas

Quino

Más de 12 millones de espectadores de media. Más de 650 periodistas acreditados. 80 medios nacionales e internacionales emitiendo la señal.

 Anoche el periodismo español volvió a sufrir otro de los golpes más duros de su historia y con él la democracia española, cada vez más desgastada y carcomida. Adiós a la representación, bienvenidos al maravilloso espectáculo del “cara o cruz”, del “escucha sólo lo que nosotros te decimos”, de “la opinión pública hace tiempo que dejó de contar en política”.

La mañana de la resaca, busquemos un ganador. Repitamos la verborrea. Analicemos la palabrería. Estudiemos cada una de las promesas. Publiquemos los gestos corporales. Demos importancia al color de la camisa. Machaquemos al perdedor.

Qué tal si el periodismo pusiera todo su empeño en los verdaderos perdedores. Todo el mundo se queja pero nadie se atreve a dejar de jugar.

¿Alguien ha ido a las puertas de los colegios a preguntar por qué cada vez hay más alumnos por clase en los centros públicos superando el límite establecido, y menos alumnos por clase en los concertados? ¿Ha ido a preguntarle a algún inmigrante si cree que va a tener que dejar de sufrir redadas policiales dentro de un mes? ¿A un pensionista si cree que va a poder seguir viviendo con la pensión que cobra? ¿Algún periodista se ha molestado en ir a la universidad a preguntar cuántos estudiantes prefieren marcharse de España para encontrar un trabajo digno? ¿Alguien ha investigado cómo se las arregla para no morir de hambre una familia en la que todos sus miembros están en el paro? ¿Alguien ha salido a preguntar sobre por qué los políticos siguen viajando en primera clase mientras cada vez más se recorta de más abajo? ¿Ha contado las personas que han sido dadas de alta en los hospitales por falta de camas? ¿Ha salido a la calle a preguntar qué opinión hay sobre que se haya dejado de hablar de la corrupción? ¿Se ha dedicado a contar cuantas fundaciones, asociaciones o centros culturales tienen que cerrar por falta de fondos?

Más de 12 millones de espectadores de media. Más de 650 periodistas acreditados. 80 medios nacionales e internacionales emitiendo la señal. Dos caras muy conocidas. Un moderador (que no periodista en esta ocasión). Dos programas electorales. Dos corbatas. Ninguna pregunta permitida. ¿Un debate?

.

“Todos los políticos son aburridos, mentirosos y falsos. Yo hablo sólo con la gente”

Martha Gellhorn 

Ellas también son Revolución

(AP)

.

Egipto. Plaza de Tahrir. Veinte mujeres son detenidas. Se les realizan pruebas de virginidad forzosas. Ninguna de las activistas detenidas tenía experiencia en el activismo. Eran mujeres que luchaban por un país mejor. Sólo una de ellas denunció lo ocurrido.

En muchos países ser activista es considerado un peligro, pero ser activista y mujer, tiene un peligro añadido. La desigualdad de género todavía instaurada en todas las sociedades en mayor o menor medida, provoca que la situación de las mujeres ante la represión sea más vulnerable.

En Egipto, uno de los muchos ejemplos que podemos encontrar, la mujer ha sido uno de los elementos esenciales para la revolución. Yara Sallam, activista y defensora de derechos humanos egipcia desarrolló la situación de la mujer en la Primavera Árabe el pasado jueves. Aún a costa de la dura represión policial y militar durante la Primavera Árabe, durante los primeros días, en las concentraciones en la Plaza de Tahrir “creí que iba a ver las mismas caras de siempre, pero vi muchas caras de mujeres desconocidas rompiendo la rutina, mano a mano con los hombres”.

La presencia de la mujer en las revoluciones árabes ha supuesto un reto para la mujer egipcia. “Las costumbres tienen que cambiar. La sociedad debe comprender que la mujer sí tiene un papel importante”. Afirmaba Yara Sallam. Durante estos meses hemos asistido a una de las revoluciones más importantes del mundo árabe. El papel de la mujer que “ha estado bastante presente sobre todo en movimientos sindicales” ha sido clave para dar forma a este levantamiento. El movimiento feminista, organizado fuera de El Cairo, ha estado muy presente en zonas industriales como Suez. Además, la mujer campesina ha resultado ser un movimiento muy activo en el proceso de liberación de Egipto.

Hasta ahora, los derechos de las mujeres en Egipto se basaban en el código familiar desarrollado en la Sharia (ley musulmana, cuerpo del Derecho islámico) que se divide en cuatro escuelas. Egipto seguía la escuela más moderada (de las cuatro que existen) aunque actualmente, Egipto se encuentra paralizado hasta que se forme un parlamento por lo que, de facto, nadie está sujeto a un Derecho común. No obstante, durante estos meses se está debatiendo llevar a cabo una reforma del Hola, para poder incluir el divorcio y la custodia de los hijos para la mujer como derechos recogidos en la Constitución. Además, se ha llevado a cabo un sistema de cuotas por el cual un tercio de las listas de los partidos políticos deben ser mujeres.

“Enviar un mensaje equivocado a los niños desde las escuelas” ha provocado que la “mentalidad de los adolescentes actualmente sea una mentalidad cerrada”. La educación egipcia separa las funciones de la mujer y del hombre desde una perspectiva sexista. “La mujer en casa y el hombre a trabajar”, afirma Sallam.  “La necesidad de reformar el sistema educativo es fundamental” para un cambio en la mentalidad de la sociedad.

Para finalizar, Yara Sallam recordó que no hay que olvidar que “la revolución continúa”. “El régimen ha sido derrocado sólo en su cabeza más visible”. Es necesario que la mujer siga trabajando en la vida pública ya que la Revolución es de todos y de todas.

.

John Dougal (AI), Eva Suarez-Llanos (AI), Marie Becher(PBI) y  Yara Sallam

Calaf: “Vivimos en un país que se moviliza por un partido de fútbol pero no por los recortes de derechos”

“Si quieres saber qué es lo que les importa a las empresas informativas sólo tienes que abrir el periódico una mañana y contar las corbatas que aparecen, seguro que si cuentas las que no aparecen terminas antes”, Olga Rodríguez.


El periodismo ya no es lo que era, ni es lo que es. El qué será todavía está por ver. “El informador ha quedado desplazado por el comunicador y el ciudadano por el consumidor”. Así lo afirma Rosa Mª Calaf.  “Se ha enseñado a comprar, no a pensar” convirtiendo al periodismo simplemente en una mercancía, en un negocio de compra y venta.

Hoy en día, tenemos crisis, recortes, becarios, rescates, Ibex, desempleo, Business Class, jubilación, guerras, contaminación, consumismo… Tenemos economía, pero no tenemos periodismo. “La economía lo domina todo” asegura Calaf, pero por ello también advierte que a “mayor crisis, es necesario un mejor periodismo”. No obstante, en la época que estamos viviendo, el periodismo está envuelto en la misma situación como elemento causante y a su vez, sufridor de sus propias consecuencias.

“Un beneficio a corto plazo”. Eso es lo que buscan las empresas olvidando que los medios de comunicación tienen una “responsabilidad social”. Así lo asegura Olga Rodríguez, periodista especializada en Oriente Medio.

Las corresponsalías son caras y los medios prefieren su cierre para alimentarse de las las grandes agencias. Pero esta nueva situación recae sobre la información cada vez más homogeneizada, unido al hecho de que las agencias “no llegan a todos los sitios y no cubren todos los conflictos”.  Es por ello que de los pocos corresponsales que se mantienen, la mayoría de ellos afirman que se autocensuran para no ser expulsados del medio  lo que alimenta el distanciamiento del verdadero periodismo. El periodismo internacional no refleja la realidad internacional.

Frente  a ello, Olga Rodríguez recordó que la función principal del periodismo es “dar voz a los que no tienen” y como tal, no debemos olvidar los principios básicos de esta profesión.

Pero por otro lado, la sociedad no responde a estos principios. Sufrimos de sobre carga de información, el infoentretenimiento se ha colado en todos los telediarios y el mensaje que se da es homogéneo e inmediato sin margen para análisis, el “caos narrativo” que inunda la sociedad está provocando la “cesura de la desinformación”. Vivir inmersos en el mundo de la comunicación y sin embargo, no profundizar creando un “pensamiento superficial que lleva a la indiferencia”, esa es la base de la “censura de la desinformación” que Mayte Carrasco, corresponsal de guerra free lance, admite que estamos permitiendo crear.

“Vivimos en país que se moviliza por un partido de fútbol pero no por los recortes de derechos” afirma Calaf. Debemos “construir una cultura no sólo de quejas sino de soluciones”. Sólo existe el “pensamiento único” pero ya no existe un “pensamiento crítico” y aunque lo exista, “solos no somos nada, pero unidos podemos cambiar la realidad”.