Archivo de la categoría: Opinión

Guía de percepciones de elecciones en Chile

Hace un mes y una semana, cuando llegué a Chile, ya sabía que iba a vivir lo que los politólogos llaman “un momento histórico” y lo que los mortales llamamos unas “elecciones presidenciales”. Conocía el país y su política. ¿Qué periodista sería si no lo hubiera hecho antes de venir? Quizás por eso mismo, o quizás porque soy un poco friki, las elecciones para mí se han convertido en otro atractivo turístico de Chile.

Mi idea era sencilla: Bachelet Vs Matthei. Dos mujeres. Hijas de sus respectivos padres enfrentados en la dictadura. Uno pro – Allende, otro pro – Pinochet. Izquierdas contra derechas. Lo que sabría cualquiera que sólo hubiera leído un par de noticias del periódico más importante de Chile, y todas las que han salido en Internacional de El País. Pero, ¿y el movimiento estudiantil? Sí, ese que salía en la tele y que era la envidia de cualquier asociación universitaria que se considerara como tal. ¿Y esas huelgas que duraban meses? ¿Y esos policías que parecen tortugas ninjas? ¿Y Camila Vallejo?

El día que comenzó la campaña electoral, mi primera sensación fue de total ignorancia. De la noche a la mañana las calles se llenaron de propaganda electoral. Hasta tal punto que llegaban a dificultar la vista de los conductores y causaban accidentes de tráfico. O eso decían en la radio. En todos los carteles, una cara conocida y una desconocida.  Sólo un día más tarde, muchos de ellos estaban tirados en el suelo, destrozados a patadas o pintarrajeados. Debe ser un común denominador de toda campaña electoral mundial.

tumblr_mwa9upYIUV1r88u00o1_1280

Dr. Zoidberg diputado por la Alianza

Un par de días más tarde la propaganda electoral volvió a sorprenderme. Esta vez era propaganda más directa. A las 8 de la mañana, mientras ríos de gente entran y salen del metro para ir a trabajar, tres jóvenes disfrazados de Matthei, Piñera y un candidato por la comuna de Las condes, vestidos como el típico Bob Esponja de la Puerta del Sol y saludando a todos aquellos que se atrevían a acercarse a los tres muñecos vivientes y decidían hacerse una foto con la representación de trapo de la derecha chilena. Todo un espectáculo que en mi vida me podría imaginar que llegaría a ver.

2013-10-25 08.11.51

Salida de metro. 8AM

“La mayoría de la propaganda electoral de las calles es ilegal y la pagamos entre todos”. Esa frase iban gritando un grupo de activistas ecologistas que subidos a un camión iban arrancando los miles de carteles que cuelgan de cualquier elemento en el que se pueda colgar un cartel y tirándolo al camión. Incluso leyeron un manifiesto en el que indicaban el gasto durante la campaña electoral en propaganda ilegal. Cuando terminaron, todos los transeúntes aplaudieron.

2013-11-07 13.46.57

Otros incluso buscan mejores usos para esa propaganda que te encuentras cada dos metros y que dificultan poder mirar el semáforo.

1850202

Casita de propaganda electoral hecha como protesta

Y el gran día llegó. El debate. Dividido en dos noches y emitido por todos los canales en abierto de Chile. Tengo que reconocer que sólo lo pude ver uno de los dos días. Todo medido y calculado.

1840070

F.Parisi, M.Claude, R.Israel, MEO, Roxana, Bachelet, Matthei, A. Sfeir y T. J. Holt.

Michelle Bachelet: Chile para todos

Oficialmente: Candidata por la Nueva Mayoría, concertación que agrupa el Partido Socialista con 6 partidos más, desde la Democracia Cristiana, al Partido Comunista. Favorita en todas las encuestas.

Extra-oficialmente: Proponen todo lo que no cumplieron en su legislatura anterior… ¿habrá suerte esta vez? Lo que todo el mundo se pregunta es ¿Cómo se las va arreglar para poner de acuerdo a los católicos con los comunistas? Por cierto, Camilia Vallejo está aquí. Con ella por el Partido Comunista. No se asusten, no se había perdido… o puede que sí un poco.

Evelyn Matthei: Un siete para Chile

Oficialmente: Candidata por la Alianza, coalición de Unión Demócrata Independiente y Renovación Nacional. Ambos conservadores y actualmente en el gobierno con Sebastián Piñera.

Extra-Oficialmente: Entre los jóvenes no he oído ni una sola opinión positiva. Dicen que tiene  una boquita peculiar y que debería lavársela con jabón.

¿Y los demás?

Marco E-Ominami (MEO): Si tú quieres, Chile cambia.

Oficialmente: Junto con Franco Parisi, siguientes en la lista de favoritos. Político y cineasta chileno. El exmiembro del Partido Socialista se presenta como candidato independiente. Sí, porque aquí se puede presentar como candidatos independientes sin respaldo de un Partido Político. Progresista con propuestas fuertes como la educación gratuita y de calidad para todos, una fuerte reforma tributaria, y una nueva Constitución a través de una Asamblea Constituyente. Sí, la que tienen es de la época de Pinochet.

Extra-oficialmente: Siempre va con traje de chaqueta y acompañado de su familia. Hace una semana me lo encontré mientras echaba el currículum en una radio, se acercó a mí, me saludó y me sonrió. Si fue tan amable porque estamos en campaña, no lo puedo afirmar. Sólo diré que no sabía que era española y no podía votar.

Franco Parisi: El poder de la gente.

Oficialmente: Ingeniero comercial y académico. Según wikipedia, se considera socio-liberal. Tiene fuerza y ha calado mucho en la sociedad chilena.

Extra-oficialmente: No se sabe muy bien de qué pie cojea. Es muy populista y hasta hace apenas y un par de semanas, no tenía programa electoral. Está peleado con Matthei por asuntos que a nadie le importan. Despidió en directo a su portavoz y su última hazaña ha sido decir a dos días de las elecciones: “Yo quiero cambiar Chile, pero para eso necesito que me ayuden, el domingo vota Parisi, y si tu mamá, papá y abuelo no vota por nosotros, escóndele el carnet (…)”.

Marcel Claude: Todxs a La Moneda

Oficialmente: Activista, académico y economista. Progresista. Participó muy de cerca en el  movimiento estudiantil y está apoyado por la Izquierda Unida y por el Partido Humanista. Su apoyo más fuerte es el movimiento político “Todxs a La Moneda” cuyos ejes giran en torno a la descentralización, a la creación de una Asamblea Constituyente para una nueva Constitución y a dar apoyo a los pueblos indígenas, entre otros puntos.

Extra-oficialmente: Siempre lo representan con un pañuelo palestino. Critica el neoliberalismo como el que más. Es muy fuerte entre los jóvenes pero le echan en cara que trabajó para el Banco Centra Chileno todavía durante la dictadura de Pinochet.

Ricardo Israel: El nuevo centro

Oficialmente: Abogado y académico. Candidato presidencial por el Partido Regionalista de los Independientes. Muy serio y con propuestas específicas, entre ellas, la descentralización de Chile, propone una economía social del mercado y un sistema electoral más justo.

Extra-oficialmente: Son conservadores a nivel moral. El tipo parece que sabe de lo que habla pero no es muy querido entre los jóvenes. No está ni a favor del aborto ni del matrimonio homosexual.

Roxana Miranda: Que el pueblo mande

Oficialmente: Candidata por el Partido Igualdad. Representante del pueblo. Lucha contra el sistema político y económico que creen injusto y  da un gran apoyo a la población indígena mapuche.

Extra-oficialmente: Dicen que proviene de una asociación vecinal. No tiene mucho apoyo y se dedica más a la crítica que a la propuesta. Es muy emocional.

Alfredo Sfeir: El otro camino

Oficialmente: Economista, ecologista y líder espiritual. Se presenta por el Partido Ecologista Verde con propuestas de política verde y progresismo sustentable.

Extra-oficialmente: Es adorable y la gente lo piensa igual. Parece un abuelito que no va a parar de contarte cómo ha sembrado su huerto ecológico y cómo van a crecer sus tomates no transgénicos. Siempre le atacan recordando que trabajó en el Banco Mundial.

Tomás J-Holt: Atrévete por un Chile joven.

Oficialmente: Liberal. Candidato independiente.  Exmilitante de Democracia Cristiana.

Extra-oficialmente: Se cayó de una bici en plena campaña.

Sólo unos días más tarde los vería a todos en una fiesta del Orgullo Gay. Bueno, no a todos, por supuesto. Ni rastro de la derecha y tan sólo una carta de Bachelet. Los que fueron, eso sí, aprovecharon bien el momento. Todo sea por unos votos de más.

Y por fin, mañana son las elecciones. La primera vuelta. Luego queda otra. Por si no habían tenido bastante campaña electoral. Los dos ganadores de esta primera vuelta se enfrentarán en la siguiente en un duelo a vida o muerte por llegar a La Moneda. Lo que pasará mañana, es un misterio. Las encuestas apuntan a que el sistema binominal será el que vuelva a ganar.Izquierdas y derechas. Bachelet y Matthei. Otra vez los buenos y malos (cambiad el orden del “buenos” y “malos” según vuestra ideología).  Pero entre la gente queda esperanza. Las sorpresas (o los milagros, si eres creyente) existen y parece que mañana podría darse una. Parisi o MEO cobran fuerza mientras Matthei se deshincha por segundos. He llegado a escuchar en el metro a dos jóvenes hablar que “nadie quiere votar por Matthei”. Y no es mi única fuente. Habrá que esperar a mañana por la noche para realizar el próximo análisis electoral, o a que las urnas hablen. Según si eres politólogo o un simple mortal.

Anuncios

Nada que celebrar


AFGHN-10235_4

Seteve McCurry

Afganistán, 2011. Tahima J. (18 años) se escapó de su casa donde su familia la maltrataba y donde la habían comprometido sin su consentimiento con un desconocido. Durante su huida en busca del chico que realmente le gustaba, dos hombres la retuvieron y la llevaron a una casa abandonada donde la violaron. Tahima J. fue llevada a la policía donde se le acusó de ‘ huida’ (ni si quiera está considerado delito en el Código Penal Afgano) y de ‘adulterio’ por haber mantenido relaciones sexuales con el chico que le gustaba, supuestamente, y con los dos hombres que la violaron, sin estar casada con ellos. Tahima fue sentenciada a cinco años en la cárcel porque según el tribunal que la juzgó “una mujer que sale sola, especialmente por la noche, tiene consecuencias peligrosas” y porque “ella se había ido con estos hombres por su cuenta y no había gritado ni dicho nada”.     (Human Right Watch)

España, 2012: El día que fui a proponer una investigación sobre los derechos de las mujeres en Afganistán lo primero que me dijeron es que quizás desde la intervención de la OTAN en 2001, “los derechos de las mujeres en Afganistán habían mejorado mucho” porque en Kabul, “pocas mujeres van ya con burka”.

No lo están haciendo bien

Entonces ¿los políticos son malos?

– No hija, yo no he dicho que sean malos, sino que no hacen bien su trabajo. Esos señores han sido elegidos en unas elecciones.

– ¿Qué son unas elecciones?

–  La gente ha votado y les ha elegido para que ellos trabajen para que tú puedas ir al cole, puedas usar las carreteras, puedas ir al médico… Pero eso, ellos no lo están haciendo.

– ¿Por eso vamos a manifestarnos?

– Sí hija sí.

(Conversación escuchada a una madre y una niña que se dirigían a la manifestación)

No lo están haciendo bien. Recortar en educación pública es no hacerlo nada bien. Ayer una marea verde inundó las calles de Madrid. Padres, abuelos, profesores y sobre todo niños y jóvenes gritaron por una educación pública de calidad.

Cuando el  pueblo pasa más días en la calle que viendo la tele, significa que no lo estáis haciendo nada bien.

El año que comenzó el cambio

Hacía tiempo que faltaba tiempo para tener tiempo. Un año, para ser exacto. Demasiadas cosas han pasado para dejarlo pasar.

Tormentas perfectas, quejidos varios de un planeta que amenaza con dejarnos atrás tal y como nosotros habíamos hecho con él.

Crisis imperfectas, un nuevo acompañante constante, un nuevo miedo instaurado que todo lo frena y que ha servido de excusa perfecta para unos pocos y de imperfecta para otros muchos.

Revolución, un nuevo grito, un nuevo espacio tomado donde acaba de comenzar lo que todos piensan que será un episodio digno de ser incluido en los libros de historia.

Un año sin descansos donde la rutina se ha limitado a un no parar. Un año de símbolos y de utopías. Un año rápido pero largo, lleno de pequeñas explosiones que manchan la historia inmediata. Un año de esperanza. Un año de derechos. Simplemente, un año más pero el año del cambio.

Un año para ellas y para ellos.

Foto del tunecino Manoubiyeh Bouazizi

Mujeres en Tahrir (AP)

Plaza de la Liberación Egipcia © Amr Abdallah Dalsh/Reuters

 Tahrir  © Yannis Behrakis/Reuters

Protestas en Libia

Protestas en Siria

Protestas en Siria

Dos corbatas

Quino

Más de 12 millones de espectadores de media. Más de 650 periodistas acreditados. 80 medios nacionales e internacionales emitiendo la señal.

 Anoche el periodismo español volvió a sufrir otro de los golpes más duros de su historia y con él la democracia española, cada vez más desgastada y carcomida. Adiós a la representación, bienvenidos al maravilloso espectáculo del “cara o cruz”, del “escucha sólo lo que nosotros te decimos”, de “la opinión pública hace tiempo que dejó de contar en política”.

La mañana de la resaca, busquemos un ganador. Repitamos la verborrea. Analicemos la palabrería. Estudiemos cada una de las promesas. Publiquemos los gestos corporales. Demos importancia al color de la camisa. Machaquemos al perdedor.

Qué tal si el periodismo pusiera todo su empeño en los verdaderos perdedores. Todo el mundo se queja pero nadie se atreve a dejar de jugar.

¿Alguien ha ido a las puertas de los colegios a preguntar por qué cada vez hay más alumnos por clase en los centros públicos superando el límite establecido, y menos alumnos por clase en los concertados? ¿Ha ido a preguntarle a algún inmigrante si cree que va a tener que dejar de sufrir redadas policiales dentro de un mes? ¿A un pensionista si cree que va a poder seguir viviendo con la pensión que cobra? ¿Algún periodista se ha molestado en ir a la universidad a preguntar cuántos estudiantes prefieren marcharse de España para encontrar un trabajo digno? ¿Alguien ha investigado cómo se las arregla para no morir de hambre una familia en la que todos sus miembros están en el paro? ¿Alguien ha salido a preguntar sobre por qué los políticos siguen viajando en primera clase mientras cada vez más se recorta de más abajo? ¿Ha contado las personas que han sido dadas de alta en los hospitales por falta de camas? ¿Ha salido a la calle a preguntar qué opinión hay sobre que se haya dejado de hablar de la corrupción? ¿Se ha dedicado a contar cuantas fundaciones, asociaciones o centros culturales tienen que cerrar por falta de fondos?

Más de 12 millones de espectadores de media. Más de 650 periodistas acreditados. 80 medios nacionales e internacionales emitiendo la señal. Dos caras muy conocidas. Un moderador (que no periodista en esta ocasión). Dos programas electorales. Dos corbatas. Ninguna pregunta permitida. ¿Un debate?

.

“Todos los políticos son aburridos, mentirosos y falsos. Yo hablo sólo con la gente”

Martha Gellhorn 

Enciendan la tele y disfruten de las vistas.

Señoras y señores, ciudadanos del mundo, mantengan el orden público. No se muevan de sus casas. Enciendan la tele y disfruten de las vistas. Todos en silencio. No escuchen, no hablen, no opinen, no miren. Manténgase al margen. ¿Revolución, indignación, vandalismo? No se preocupen, si hace falta, sacamos al Ejército. Pero todos calladitos. Si un día se levantan con odio en su interior y con ganas de gritar contra las injusticias del mundo, el mejor remedio es comprarse un Ipod. No se me porten mal a ver si vamos a tener un disgusto.

Hasta aquí. El mundo ha plantado cara. Explota cada día un poco. No basta con una comparecencia. Ya no. Son sólo palabras mudas. No basta con un quiero y no puedo. Ya no.  No basta con excusas fáciles. Ya no. Hasta aquí se ha dicho.

Déjenme que les describa:  Son ustedes unos “rufianes”, “escoria”, “perroflautas”, “vagos y maleantes”, “gandules”, “aburridos”, “desmotivados”, “conformistas”, “violentos”, “desorganizados”, “incongruentes”, “ilusos”, “irrespetuosos” y “utópicos”… Pero  no se vayan a molestar. Todo lo que decimos, lo decimos por vuestro bien. No les vamos a escuchar, pero hagan el favor de escucharnos a nosotros. Debemos mantener el orden social a su costa. Es estrictamente necesario. No se ofendan si de paso nos llevamos por delante a todo el que nos moleste. ¿Autocrítica? No inventen palabras, por favor.

Hasta aquí. Algo está cambiando. Nadie lo quiere ver pero todo el mundo se da cuenta. Hasta aquí se ha dicho. El  mundo se ha vuelto loco. O eso dicen. Pero puede que cada día esté más cuerdo.

¡Qué mal queda!

Qué mal quedan unos jóvenes con carrera y bien formados sin trabajo, sin casa, sin pensiones… acampados en la Puerta del Sol por sus derechos. Qué mal queda que las cámaras de vigilancia de la Puerta del Sol graben lo que le está ocurriendo a la sociedad española. Qué mal quedan miles de personas en más de 50 ciudades españolas gritando indignados por un sistema político digno. Qué mal quedan los ciudadanos quejándose de la corrupción que les inunda, en las portadas de los periódicos. Qué mal queda que la sociedad cuestione las funciones básicas de los políticos durante sus propios mítines. Qué mal quedan los moratones en las espaldas de unos chavales como colofón de una campaña electoral. Qué mal queda correr por Gran Vía delante de antidisturbios disparando pelotas de goma a la hora de la salida de los teatros. Qué mal queda gritar que nuestras manos “son nuestras armas” con los brazos en alto frente a la policía mientras los turistas pasean por Madrid. Qué mal queda un contenedor quemado como resumen de toda una queja social.  Qué mal queda pedir un poco de futuro a unos políticos que ya lo tienen.

Que mal queda la represión, la censura, el desalojo de manifestaciones pacíficas, la ignorancia, el silencio… en algo que ellos hacen llamar democracia.