Nada que celebrar


AFGHN-10235_4

Seteve McCurry

Afganistán, 2011. Tahima J. (18 años) se escapó de su casa donde su familia la maltrataba y donde la habían comprometido sin su consentimiento con un desconocido. Durante su huida en busca del chico que realmente le gustaba, dos hombres la retuvieron y la llevaron a una casa abandonada donde la violaron. Tahima J. fue llevada a la policía donde se le acusó de ‘ huida’ (ni si quiera está considerado delito en el Código Penal Afgano) y de ‘adulterio’ por haber mantenido relaciones sexuales con el chico que le gustaba, supuestamente, y con los dos hombres que la violaron, sin estar casada con ellos. Tahima fue sentenciada a cinco años en la cárcel porque según el tribunal que la juzgó “una mujer que sale sola, especialmente por la noche, tiene consecuencias peligrosas” y porque “ella se había ido con estos hombres por su cuenta y no había gritado ni dicho nada”.     (Human Right Watch)

España, 2012: El día que fui a proponer una investigación sobre los derechos de las mujeres en Afganistán lo primero que me dijeron es que quizás desde la intervención de la OTAN en 2001, “los derechos de las mujeres en Afganistán habían mejorado mucho” porque en Kabul, “pocas mujeres van ya con burka”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s