Sampedro, lecciones de futuro


“Estamos pasando de un mundo a otro, un mundo que requiere mucho más, un mundo para el que hace falta prepararse”. Así comenzaba la conferencia que dejaría, una vez más, a un repleto salón de actos boquiabierto. Con 95 años a las espaldas y unas manos temblorosas, la voz de Jose Luis Sampedro se escuchaba más firme que nunca. “Se nos está educando para un mundo que desaparece, nopara el que viene ahora”, sentenciaba como introducción a una larga lista de temas.

Junto a su compañera y rodeado de ojos que no quería perderse ninguno de sus movimientos, a propósito de su conferencia en la Facultad de Ciencias de la Información, Sampedro comenzó su andadura temática por el periodismo. “En este cambio de mundos hay peligros, pero también oportunidades”, y esas oportunidades son las perfectas para que la profesión periodística aproveche para “descubrir que nos engañan”. Este sector, pierde con el viejo mundo, la función esencial de informar y pasa a ocuparse de “la comprensión, la interpretación y la revelación”.  Así, el periodista pasaría a reconocerse como “orientador, educador, misionero para fijar la nueva referencia, el próximo Dios, que debe ser la vida”.

Sin olvidar pasar por los temas más candentes, Sampedro recordó que con “los recortes no se creará empleo, sino paro” y que los agravantes de estos recortes es que sean en Sanidad y en Educación” ya que de esta forma, “no tendrán futuro”. La Educación, con la función de “forjar seres humanos completos”, debe “hacer a los estudiantes, creadores de sí mismos”, siempre desde la libertad de pensamiento. Es por ello que también fijó como principal lacra del sistema educativo, la educación religiosa, la cual “suprimiría”. “Lo que enseña es empezar a pensar desde un punto erróneo, la fe”, punto de vista en el que la realidad religiosa es tomada como verdad absoluta, hecho que considera semejante a la “amputación parcial de la libertad de pensamiento”.

Ante esta situación, Sampedro posiciona al movimiento 15M como “voceros y pregoneros del futuro”, cuyo encargo es el de “educar a todos, a ellos mismos y formar un mundo nuevo”, desde la “dominación de la indignación, la educación y la formación” y añadiéndole “un poco de compasión”.

Entre su indiscutible humor y su irrepetible ironía, habló de la literatura y de sus nuevas formas. “No tengo simpatía por los ebook”, afirmaba, “ni siquiera puedes untar con saliva las esquina de las páginas”, pero aunque “un libro es una joya como objeto”, avisa que no hay que olvidar que “la cultura puede estar en piedra, barro…”.

Para finalizar su conversación, Sampedro ofreció a los estudiantes tres consejos para el futuro. En primer lugar es esencial la humildad, “como sentido de medida, ya que al humilde no se le puede humillar”. Seguida de la libertad, que debe ir acompañada de la fraternidad y la igualdad, es decir, “como una cometa, que si no está atada no vuela”. Es así como la libertad se convierte en necesaria como “libertad personal, de pensamiento”, ya que “si no la tengo, nunca seré libre, y si la tengo, aunque me encierren o me maten, seguiré siendo libre”. Y por último, Sampedro afirma que es básica la dignidad, “el ser humano, que ha recibido vida, pero que la actualiza y se hace a sí mismo”.

“Soy feliz porque haciendo lo que estoy haciendo soy yo”, finalizaba Sampedro entre agradecimientos. La charla ha terminado. Dos horas de conversación ininterrumpida. Dos horas de lucidez en palabras. Dos horas de verdades. Sampedro lo ha logrado una vez más, los asistentes salieron buscando ese “otro nuevo mundo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s