Estrategias periodísticas contra la guerra

Los estudiantes de periodismo reivindican la realidad de un periodismo utópico, pero necesario y eficaz

Ética, responsabilidad y objetividad. Tres palabras que siempre salen a la luz cuando el tema a tratar es el periodismo y por tanto, tres valores que fueron desarrollados, argumentados y discutidos en las V Jornadas de Periodismo: Información y Resolución de conflictos. Una vez más, estudiantes, profesores y periodistas se reunieron en Elche para abrir el debate, esta vez, encauzado en el periodismo social y de guerra, ámbito considerado uno de los más difíciles de la profesión. Sus condiciones de trabajo no son las más cómodas para su realización: lugares en circunstancias extremas, bajo peligros que pueden tener consecuencias nefastas y, en la mayoría de ocasiones, trabajando con personas cuyo sufrimiento se eleva a niveles que nunca podríamos imaginar.
A todo ello hay que unir el hecho de que este tipo de periodismo se encuentra  atado a su actual situación  en los grandes medios de comunicación. El periodismo de hoy en día actúa como mero transmisor de la información que proviene de los grandes poderes lo que produce una simplificación y superficialidad de los hechos contados en función de los intereses del medio con respecto a su ideología.
Durante su ponencia, Xavier Giró, director del Observatori de la Cobertura de Conflictes de la Universidad Autónoma de Barcelona, ratificó la existencia de este problema como el principal motor que engrandece el periodismo discursivo. Este hecho, llevándolo al tema tratado, no ayuda a la resolución de los conflictos sino que desarrolla más la confrontación entre los bandos. Según Giró “el trabajo del periodista no puede limitarse a contar lo que le dejan ver”, y entrar así en el juego de las informaciones sin contrastar y de la subjetividad. Para ayudar a crear un periodismo basado en la paz y por tanto ayudar a la resolución de los conflictos se debe “dar voz a todas las partes y humanizar todos los bandos” ya que lo que se pretende es que todos ganen, no sólo una de las partes.
La profesionalidad del periodismo puede verse dañada también por un hecho que todavía en pleno siglo XXI coexiste en numerosos países del mundo, la falta de la libertad de expresión. Este derecho humano y fundamental actúa como ingrediente esencial del periodismo y sin él no se puede ejercer la profesión de un modo preciso y justo. Marruecos es uno de estos países que aunque se autodenomine democrático carece de muchos de los puntos básicos para serlo. Así lo explicó Ali Lmrabat, periodista condenado a 10 años de prohibición del ejercicio del periodismo y exiliado por voluntad propia en España por haber criticado el régimen marroquí desde artículos en la prensa de este país.
Ante un público nacido en un país democrático, en su gran mayoría, explicó que la figura del Rey de Marruecos, Mohamed VI,  “es inviolable y sagrado” y por tanto cualquier tipo de debate sobre su persona o sus actos está terminantemente prohibido.
La información allí se encuentra totalmente censurada y manipulada, por lo que es imposible que se pueda dar una democracia sin pluralidad de opiniones. Sin embargo, también señaló que existen defectos en las democracias occidentales. Lmrabet afirmó que “las democracias son democráticas aquí, sin embargo, cuando se trata de los países pobres, dejan de serlo” y por tanto muchas dictaduras se apoyan en esto para seguir abusando de sus pueblos.
Pero quien lucha con un objetivo, siempre encuentra alguna forma de conseguir lo que se propone y ante estos hechos, Lmrabat ha encontrado una nueva forma de combatir la falta de libertad del régimen marroquí: internet. Las herramientas que ofrece este nuevo formato le permite llegar hasta su público mediante medios que aunque intenten ser controlados por los regímenes, no pueden ser vigilados al cien por cien.
Internet como nuevo medio de comunicación también se convirtió en un tema al que se recurrió en las Jornadas de Periodismo. Rosa Jiménez Cano, periodista de El País en la edición digital, afirmó que este nuevo formato posee un gran número de ventajas para el periodismo. Internet favorece la participación de los lectores, la retroalimentación y llegar a sectores de población que de otra forma sería difícil su acceso. Pero sobre todo, Internet ofrece rapidez e inmediatez a la hora de contar un acontecimiento, sin importar lo lejos que el periodista se encuentre de su redacción o lo difícil que sea la comunicación desde ese lugar.
Sin embargo, esta inmediatez es un arma de doble filo y puede ayudar a la falta de precisión y de trabajo en la información. Según Lola Bañón, periodista de Canal 9 especializada en Oriente Próximo, “el periodismo internacional de hoy en día no hace preguntas, ni dota de contextualización”. Los periodistas, con sus palabras, “construyen una visión del mundo” y por tanto, tienen una responsabilidad con sus audiencias. Si no trabajas esa información, no buscas todas las esquinas por dónde se puede encontrar nuevos puntos de vista y omites detalles que pueden cambiar el significado por ser el primero en colgar la noticia en Internet, “el periodismo permitirá que la gente viva en la ignorancia”.
Lo que algunos llaman periodismo utópico, otros creen que no está tan lejos de la realidad como parece, sólo hace falta salir un poco de los transmisores de la comunicación convencionales. Presentando esta forma de periodismo alternativa, Ander Izaguirre y Juanlu Sánchez demostraron a unos alumnos un poco desanimados por las perspectivas de futuro que les habían mostrado, que esta utopía se podía convertir en real con esfuerzo y trabajo. Izaguirre, periodista autónomo y escritor de viajes, aconsejó que “no se debe idealizar la profesión” y confesó que él perdía dinero haciendo el tipo de periodismo que le gusta, pero eso no le frenaba para ejercerlo. Este periodismo independiente que cada vez cobra más importancia con medios como periodismohumano.com. Juanlu Sánchez, periodista de este medio explicaba que la demanda de un periodismo alternativo cada vez crece más y aunque se compita contra el periodismo corporativo que posee el monopolio de la información, siempre hay posibilidades de crear nuevos medios que vayan más allá y conciencien a la sociedad de su necesidad.
Indira García, jefa de internacional de Antena 3, fue la que sufrió las consecuencias de trabajar en uno de los medios corporativos más importantes de España cuando se enfrentó a un público con una idea clara de lo que quiere del periodismo. Con el ejemplo de la persecución del coche en Wisconsin que vende más que  los atentados diarios de Bagdad, se llegó a la conclusión de que hoy en día, lo que produce la información es el dinero que ella va a generar.
Debido a estos atajos a los que el periodismo habitual nos ha acostumbrado, se puede llegar a producir un rechazo hacia los periodistas, nos explicaba Ramón Lobo, periodista de El País y  uno de los ponentes más esperados debido a su experiencia como enviado especial en casi todos los conflictos de los últimos veinte años. Su consejo fue claro, es mejor buscar las historias en la gente y no basarse en lo que los grandes poderes te sugieren contar. Las verdaderos protágonistas de todos conflictos son los ciudadanos de a pie y como dijo el periodista polaco Kapuscinski “desde una gota puedes encontrar un universo”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s